conócenos

Conócenos Te interesa saber...

Las frutas estimulan el sentido del gusto
Las frutas estimulan el sentido del gusto

El sentido del gusto, junto con el del olfato, es el responsable de detectar el sabor de los alimentos: a través de las 10.000 papilas gustativas que están presentes en la lengua, se identifican los 4 tipos de sabores: amargo, dulce, salado y ácido.

Las frutas, los zumos y las verduras son los alimentos que más estimulan el sentido del gusto: ´En las frutas encontramos 3 de los 4 sabores que tenemos: dulce, ácido y amargo, por ello podemos estimular el sentido del gusto combinándolas. Es importante consumir fruta y verdura durante todo el año, por su alto valor nutricional.

El gusto puede cambiar ligeramente en función de la época del año en la que estamos, ligado a las necesidades fisiológicas de cada momento: ´En primavera nos hidratamos más porque debido al aumento de luz solar, incrementa también nuestra actividad. Nuestro organismo demanda más azúcar porque nos movemos más y gastamos más energía, es por ello que aumenta el gusto por los platos y bebidas con frutas.

En el caso de los niños, las personas mayores y las mujeres embarazadas es recomendable aumentar la hidratación en las épocas del año más cálidas.

Compartir en: del.icio.us Digg Meneame Fresqui Facebook Twitter

La diabetes y la fruta
La diabetes y la fruta. Un maridaje positivo

La fruta es necesaria también para los diabéticos.

La fructosa, recomendable para saciar las ganas de dulce.

LA FRUTA ES RECOMENDABLE

La fruta es sinónimo de salud también en las personas con diabetes. De hecho, quienes padecen esta enfermedad crónica tienen las mismas necesidades nutricionales que aquellas que gozan de plena salud y, por lo tanto, deben incluir el consumo de frutas en su dieta, sin dejar de tomar su medicación habitual y bajo el control de su médico.

Los expertos en nutrición recomiendan satisfacer la necesidad de comer algo dulce con fruta fresca. En ambos casos, hay una aportación de hidratos de carbono, también llamados carbohidratos, es decir, fundamentalmente azúcares y almidones que el organismo desintegra para convertir en glucosa. Son precisamente los hidratos de carbono los que deben ser controlados cuando consumimos no solo fruta, sino también pan, pasta, arroz o legumbres. En definitiva, el principal objetivo de la dieta es controlar a través de ella el nivel de glucosa en sangre. Tanto los diabéticos como las personas sanas deben consumir fruta o una alternativa a ella, de dos a tres piezas medianas al día. Las bondades de la fruta nos benefician a todos por su aporte de agua, fibra, minerales o vitaminas, etc.

LA CANTIDAD IMPORTA

El consumo de frutas en personas diabéticas debe hacerse en su justa medida. Los expertos coinciden en que una porción de frutas ideal para los diabéticos debe contener 15 gramos de carbohidratos, que equivalen aproximadamente a 100 ml de zumo o néctar de Libby´s o 250 ml de un néctar sin azúcar. En una sola pieza de fruta podemos alcanzar esa cifra o no, todo depende del balance nutricional de la propia fruta; el coco y el aguacate, son una excepción por ser las frutas con mayor contenido graso (10% de grasa, fundamentalmente aceite oleico en el caso del aguacate y un 35% de grasa en el coco). Para hacernos una idea: 15 gramos de carbohidratos los reúne ½ plátano, o ½ taza de mango picado, 1 y ¼ taza de sandía, o 1 y ¼ taza de fresas. En cualquier caso, tan importante es controlar el nivel de glucosa en la sangre como la presión arterial y el colesterol. Todo ello con una dieta saludable es posible y trascendental en el bienestar de las personas.

ZUMOS A MEDIDA

En palabras de la doctora María José Torres, bióloga y dietista, los zumos envasados al igual que las frutas frescas deben ser consumidos por un diabético de forma prudencial. Debemos ser consumidores conscientes y exigentes y, en el caso de los diabéticos, conviene mirar la información nutricional del envase –apunta Torres- para saber la cantidad de azúcar que contiene el volumen del producto. Otra recomendación, los alimentos dulces no deben consumirse aislados, sino como parte de una comida en la que también estén presentes los carbohidratos de absorción lenta, para evitar las fluctuaciones bruscas de la glucosa.

Los zumos comerciales son una alternativa a la fruta fresca, con iguales características nutricionales.

Es importante destacar que:

  • 2 o 3 piezas medianas de fruta al día es la cantidad recomendada, tanto para diabéticos como para personas sanas, o 200-300 ml de zumo o néctar o 750-1000 ml de un néctar sin azúcar.
  • Los zumos envasados al igual que las frutas frescas deben ser consumidos por un diabético de forma prudencial.

LA DIABETES EN CIFRAS

  • En Canarias existe una alta incidencia de diabetes, más de 150 mil personas sufren esta enfermedad.
  • El 50% de los afectados en Canarias desconoce tener esta enfermedad crónica y lo peor de este dato es que la diabetes se puede prevenir.
  • En España se han registrado cinco millones de afectados.
  • El 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes

OPINIÓN DEL EXPERTO

Dra. Mª José Torres, Bióloga y Dietista.

Alimenta Food & Fun www.metodoalimenta.com

Las personas diabéticas deben controlar especialmente el consumo de alimentos dulces, ricos en carbohidratos sencillos (azúcares), que se absorben rápidamente y producen cambios bruscos en el nivel de glucosa en sangre. Uno de estos alimentos es la fruta, lo cual no quiere decir que haya que eliminarla de la dieta en caso de diabetes. La fruta fresca es un alimento indispensable por su aporte de agua, fibra, minerales, vitaminas y otras sustancias beneficiosas. Su consumo ha de ser moderado: 2-3 piezas medianas al día es la cantidad recomendada, tanto para diabéticos como para personas sanas.

Es conveniente mirar la información nutricional del envase, para saber la cantidad de azúcar que contiene el volumen de producto que vamos a tomar. En cualquier caso, es recomendable que los alimentos dulces no se consuman aislados, sino como parte de una comida en la que también estén presentes los carbohidratos de absorción lenta, para evitar las fluctuaciones bruscas de la glucosa.

LIBBY’S, PARA COMPARTIR LO NATURAL

Libby’s forma parte de la tradición canaria y está presente en todos los hogares isleños.

Sus productos están hechos con las mejores materias primas lo que les da un sabor puro, auténtico y fresco. La calidad de sus zumos posiciona la marca y le otorga un alto grado de notoriedad y prestigio.

Con una amplia gama de productos adaptados a las características del mercado canario, Libby´s apuesta siempre por una alimentación sana y equilibrada, aportando variedad de sabores, siempre auténticos y naturales. Además, proporciona diferentes formatos adaptados a las distintas edades y necesidades de consumo.

Calidad, variedad de productos tales como néctares, zumos y néctares sin azúcar añadido, y vanguardia son las señas de identidad de esta empresa que cumple con los más estrictos controles de calidad, garantizando así que el consumidor tenga en sus manos un producto en el que confiar.

Sabor, variedad y calidad son las principales cualidades que todos las padres de hoy buscan en los productos que le pondrán en la mochila del cole a sus niños.

Compartir en: del.icio.us Digg Meneame Fresqui Facebook Twitter

azúcar
La cuestión del azúcar

Es fundamental saber que en zumos de fruta comerciales, los azúcares presentes son de origen natural e imposibles de eliminar. Generalmente no se añaden azúcares a los zumos de fruta. En los néctares de fruta (contienen de un 25 a un 99% de fruta) el azúcar  es a veces necesaria para obtener un zumo rico al gusto, especialmente en los casos donde los zumos en su estado natural no sean de buen gusto (demasiado ácidos o demasiado concentrados).

La cantidad total de azúcares presente será comparable al contenido del azúcar natural que el zumo de fruta contiene de por sí.

FUENTE : ASOZUMOS

Compartir en: del.icio.us Digg Meneame Fresqui Facebook Twitter

La importancia de la fruta

El ser humano tiene la necesidad fundamental de alimentar su organismo con losnutrientes necesarios para un buen desarrollo vital, tanto físico como mental. Y es en este sentido en el que las frutas nos prestan una gran ayuda, al constituir un banco de vitaminas y minerales que no podemos desaprovechar.

Para llevar una vida sana y equilibrada, es necesario ingerir una dosis determinada de fruta diaria. Se recomienda tomar fruta tres o cuatro veces al día. Una buena forma de ingerir fruta es a través de los zumos y néctares. Además de resultar muy sabrosos y fáciles de ingerir, su acción nutritiva es absorbida rápidamente por el organismo, de forma que nutren de forma instantánea. Una recomendación es ingerir los zumos en ayuna, recién levantados o media hora antes de las comidas.

Los zumos aportan al cuerpo la tan necesaria vitamina C y minerales como el potasio, fundamentales también para la regulación del organismo.

Si se toman a diario además de estar nutridos por dentro, nos veremos nutrido por fuera, pues el aspecto se vuelve más saludable y esto se refleja en la piel, el pelo y también la vista.

Bajo en CALORÍAS, SIN azúcar añadido, enriquecidos con vitaminas A+C+E que por su carácter antioxidantes favorecen la renovación de las células y contribuyen a evitar su oxidación, contrarrestando los efectos que producen la contaminación, el humo de tabaco, el estrés, etc.

IDEAL PARA PERSONAS QUE SE PREOCUPAN DE CONTROLAR LOS AZÚCARES Y CALORÍAS DE SU DIETA

Compartir en: del.icio.us Digg Meneame Fresqui Facebook Twitter

el poder saciante de los alimentos
El poder saciante de los alimentos

Comer no es una decisión tan libre como creemos. Diferentes factores cerebrales nos indican qué debemos comer, a cuál hora y en qué cantidad. El control de lo que comemos lo ejercen en parte las hormonas que provienen de las células de grasa y las que se producen en el estomago e intestino . Ellas responden al llenado y vaciamiento gástrico y a la entrada de los nutrientes al intestino. Estas dos clases de hormonas junto con la insulina viajan al cerebro donde actúan sobre los centros del hambre y de la saciedad. Por eso, el cerebro da la orden de comer o no comer, y además nos guía hacia qué tipo de alimentos preferimos en cada momento del día. En otras palabras, tanto las hormonas proveniente de los depósitos de grasa como las gastrointestinales informan al cerebro en cada momento del día de sobre qué necesitamos comer, qué nos falta y qué nos sobra. También le dicen qué hemos cenado anoche y al mediodía. La respuesta de las hormonas gastrointestinales igualmente depende del tipo de alimento que ingerimos. Algunos alimentos frenan las hormonas del hambre y otros estimulan las hormonas que producen saciedad. Es lo que se ha denominado el "poder saciante" de los alimentos. Quienes comen proteínas en la mañana permanecen sin hambre por muchas horas. Sin embargo esto no es igual en cualquier momento del día. Los niveles de estas hormonas que informan al cerebro dependen de ciclos que cambian en el día y en la noche. En efecto, el poder de saciedad de las proteínas en la mañana es mucho mayor que si las comemos al mediodía y aún menor en la noche. Esto significa que quienes casi no desayunan, almuerzan poco y prácticamente solo comen de noche, se sacian muy poco y por eso comen mucho. Tal conducta los conduce casi irremediablemente a la obesidad. Para quedar satisfechos después de la cena se necesitan seis veces más alimentos que en el desayuno, y tres veces más que en el almuerzo

Compartir en: del.icio.us Digg Meneame Fresqui Facebook Twitter

beneficios-limon
Los beneficios del limón

Si bien es un fruto de sabor ácido son tantas sus propiedades que este pequeño defecto, se transforma en una virtud luego de conocer las ventajas nutritivas y curativas que nos otorga.

El limón ocupa un primer lugar entro los frutos curativos, preventivos y de aporte vitamínico, transformándolo en un gran eliminador de toxinas y un poderoso bactericida.

Posee vitamina C en abundancia que refuerza las defensas del organismo para evitar enfermedades, sobre todo de las vías respiratorias que van desde un simple catarro, ronquera, amigdalitis, hasta pulmonías, bronquitis, congestiones, gripe, pleuresías, asma etc.

La vitamina C o ácido ascórbico posee gran poder desinfectante y tiene además una acción antitóxica frente a los venenos microbianos y medicamentosos. Junto a la vitamina C se encuentra la vitamina P que ayuda a tonificar los capilares y vasos sanguíneos.

Es llamada también vitamina de la permeabilidad capilar ya que sin ella los capilares sanguíneos se vuelven frágiles y peligran romperse con facilidad, provocando pequeñas hemorragias.

Ayuda a cicatrizar heridas de todo tipo, aplicándolo interior y exteriormente.

El limón es muy rico en minerales entre los que se destacan potasio, magnesio, calcio y fósforo ( contiene también sodio, hierro y flúor ).

El potasio, por ejemplo, es un elemento esencial para la vida y beneficioso para el tratamiento de la hipertensión arterial.

Cuenta con algunas vitaminas del complejo B ( B1, B2, B3, B5, B6, PP ).

Es además un gran consumidor de microbios y el mejor protector contra las enfemedades infecciosas.
En los casos de fiebre ayuda a eliminarla, oxidando y excretando los tóxicos que no han sido debidamente neutralizados y eliminados. A excepción de la fiebre reumática.

Al igual que cualquier medicamento su consumo está directamente ligado a las condiciones física de cada persona pues, si bien es un gran aliado de la salud también su consumo deberá ser restringido frente a situaciones particularizadas.

Compartir en: del.icio.us Digg Meneame Fresqui Facebook Twitter

Los cítricos
Otoño época de cítricos

Los cítricos nos avecinan la llegada del otoño. La naturaleza que es muy sabia, sabe que ofrecer en cada época del año, así que nos ofrece todas estas frutas que son ricas en vitamina C, para que nuestro organismo mejore las defensas frente a los ataques del exterior. De entre los diferentes cítricos que nos ofrece el otoño son pocos los que consumimos, se suelen resumir a naranjas, limones y mandarinas.

La naranja es uno de los cítricos estrella, es una fuente de vitamina C, además de un alto aporte de fibra y flavonoides que se encuentra en las partes blanquecinas de la naranja que nos debemos comer.

Junto con la naranja el limón es la otra joya de la corona, su zumo es un potente remedio para la salud, ya que contiene altas cantidades de vitaminas C, además de ayudarnos a mejorar la circulación sanguínea, acabar con las infecciones y actúa como astringente.

La mandarina o clementina es otra de las variedades cítricas más destacadas y consumidas, nos aporta vitaminas A y B además de calcio y potasio.

En cuarto lugar hay que destacar el pomelo que se utiliza mayoritariamente para zumos y que contiene altas cantidades de vitamina C, además posee un efecto diurético.

Compartir en: del.icio.us Digg Meneame Fresqui Facebook Twitter

naranja-rinon
El zumo de naranja ayuda a prevenir la formación de piedras en el riñón

Según un estudio publicado en la revista Clinical Journal of the American Society of Nephrology, un zumo de naranja al día previene la formación de piedras en el riñón gracias a su contenido en citratos.

Además los cítricos como la naranja y el pomelo contienen sustancias flavonoides, concretamente hesperidina, que reducen el riesgo de infarto hasta un 19%, de acuerdo con una investigación realizada en la Universidad East Anglia (Reino Unido).

Estas mismas sustancias también pueden disminuir la presión arterial y prevenir los problemas cardiovasculares. Además, otro estudio dado a conocer en la revista Nutrition Research sugiere que el zumo natural de naranja concentrado reduce los niveles de colesterol ´malo´ (LDL).

A esto se suma un estudio de la empresa Florida Orange Juice, en colaboración con el investigador Sonja Lyubomirsky, de la Universidad de California, que sugiere que beber zumo de naranja al comienzo de la mañana nos hace sentir de mejor humor y llenos de energía durante el día.

Compartir en: del.icio.us Digg Meneame Fresqui Facebook Twitter

historia-vitaminas
La Historia de las vitaminas

La sensibilización sobre la importancia de las vitaminas y de los nutrientes esenciales en general, no nace a partir de su síntesis, sino que en el  Antiguo Testamento y en la medicina hipocrática se hace referencia a ciertos alimentos indispensables para la salud del hombre.

En la edad moderna, la experiencia de viajeros y de navegantes puso de manifiesto la necesidad de incluir frutos cítricos en la dieta para remediar graves enfermedades. 

A finales del siglo XIX y durante los primeros del siglo XX los estudios de Lunin, Eijman, Grijns, Holst y Funk culminaron con la identificación de sustancias esenciales de los alimentos a las que Funk bautizó como vitaminas-aminas vitales.

Se les atribuyó un papel trascendente para explicar el origen de numerosas enfermedades y se emplearon de manera indiscriminada.

Durante el periodo  1950-1960 sufrieron un abandono, puesto que prevalecía la idea de que con una dieta equilibrada se evitaban las carencias de vitaminas.

 En la actualidad se está ante nuevo auge de las vitaminas apoyado por las más recientes investigaciones.
 El interés científico actual se haya centrado, de manera especial en:


- La superación de los estados de avitaminosis que siguen azotando los países subdesarrollados a causa de una alimentación escasa y monótona.

- La determinación de los cuadros de hipovitaminosis, que siguen dándose en los países industrializados, mayormente por falta de información.

- La posible utilidad de las vitaminas antioxidantes en la prevención primaria de una serie de afecciones, como las cardiopatías, el cáncer y el envejecimiento.


Existen otros nutrientes esenciales, es decir, nutrientes que el organismo humano necesita tomar de los alimentos por ser indispensables para la vida y que no los puede sintetizar por sí mismo. Entre ellos además de las vitaminas, destacan los minerales, con múltiples y variadas funciones.

El equilibrio nutricional es una condición necesaria para la salud: no siempre comer es nutrirse. Hay que considerar que las variaciones de la calidad nutricional de los alimentos (cultivo, fabricación, envasado, conservación, preparación culinaria….) y las variaciones de las necesidades individuales (edad, embarazo, actividad física y psíquica, estrés, concurrencia de ciertas enfermedades, dietas de adelgazamiento, determinados hábitos…..) justifican en ocasiones un suplemento vitamínico-mineral adaptado, lo más exactamente posible, a las necesidades específicas de cada individuo.

Compartir en: del.icio.us Digg Meneame Fresqui Facebook Twitter

aumentar-defensas-int
Cómo aumentar las defensas en esta época del año

La estación de tránsito entre verano e invierno obliga a nuestro organismo a una serie de adaptaciones. Para empezar hay que prepararse frente al descenso de las temperaturas y eso lo hace nuestro cuerpo a través de un mayor consumo de energía que precisa nuestro centro cerebral de regulación térmica.

Es el momento de ir incluyendo en nuestra dieta los platos de cuchara que se abandonaron casi del todo en verano: cocidos, legumbres y guisos de papas con carne o pescado alternados con una buena cantidad de verduras, ensaladas y frutas. Asimismo, es preciso aumentar la ingesta de lácteos para compensar el descenso de la síntesis de la vitamina D en nuestro organismo.

Los cambios bruscos de temperatura en el otoño y el inicio del curso en colegios y guarderías favorecen la aparición de resfriados y otitis en los niños. Para prevenir los catarros, lo mejor es el consumo de cítricos, cuyo alto contenido en vitamina C ayuda a elevar las defensas naturales del organismo. También son ricos en esta sustancia el tomate y el kiwi.

Para suministrarnos las vitaminas esenciales están los frutos de temporada, aquellos de color amarillo oro, como la calabaza -que cocida, al horno o en menestra suministra una gran cantidad de vitamina A-; o el caqui y las ensaladas de otoño, como la endibia.

Existen también en la naturaleza una serie de alimentos llamados “antibióticos naturales”, como el ajo, la cebolla (indicada en infecciones respiratorias), el limón (desinfectante) y la fresa (antiviral). Las setas, como los champiñones o los níscalos, también poseen una gran capacidad antiviral y antibacteriana.

La miel, además de aportar calorías de utilización rápida por su contenido en hidratos de carbono, es rica en jalea real -que aumenta el tono vital- y en própolis, el antibiótico natural de las colmenas, por lo que conviene incluir una pequeña cantidad diaria en nuestra dieta preventiva.

Compartir en: del.icio.us Digg Meneame Fresqui Facebook Twitter
<< anterior  1 2 3 4 5 6 7  siguiente >> 
Síguenos en:
Establecimientos industriales Archipielago, S.A 2010 Aviso legal | Política de privacidad